Justin Trudeau es el candidato que quiere quitar visas a mexicano

El líder del Partido Liberal de Canadá, Justin Trudeau, ha manifestado que, de llegar al poder, removerá elrequisito de la visa a los mexicanos impuesta por los conservadores desde hace seis años.

El hijo del exprimer ministro de Canadá, Pierre Elliott Trudeau, se muestra favorito en las encuestas rumbo a los comicios federales del próximo 19 de octubre, aunque seguido de cerca por el gobernante Partido Conservador.

El primer ministro Stephen Harper gobierna este país de 35 millones de habitantes desde 2006 cuando le arrebató el poder a los liberales, aunque sólo consiguió un mandato minoritario. En las elecciones de 2008, logró la reelección y siguió sin mayoría conservadora en el Parlamento.

Para las elecciones de 2011, frente a los pronósticos que vislumbraban un posible cambio de gobierno, Harper sorprendió con la reelección y ganó su primer gobierno de mayoría.

Gracias a esa mayoría ha podido aprobar controversiales leyes como la C-51 y la C-24, dirigidas a debilitar el terrorismo nacional e internacional, pero criticadas porque violan los derechos individuales.

A una semana de los comicios generales, las encuestas reflejan una clara ventaja del Partido Liberal (34 por ciento) frente al Partido Conservador (30 por ciento), dejando atrás a la principal oposición, el Partido Neo Demócrata (NDP, 25 por ciento).

Inclinando balanzas

Sin embargo, en algunas encuestas la diferencia entre la intención de voto en favor de liberales o conservadores es más cerrada, 34-32 o 33-31. Incluso, algún sondeo indicó una preferencia conservadora mayoritaria (34 por ciento) frente a la liberal (32 por ciento).

A escasos ocho días de las elecciones federales para renovar 338 diputaciones de diez provincias y tres territorios, los líderes de los principales partidos recorren el país de costa a costa intensificando sus esfuerzos por inclinar la balanza de preferencia electoral en su favor.

El líder liberal también ha criticado las “rabietas” de Harper que han enfriado las relaciones con sus socios comerciales, México y Estados Unidos. El primer ministro pospuso, sin especificar fecha, la reunión de líderes de Norteamérica que debió realizarse en febrero pasado en Canadá.

Los dirigentes de los principales partidos políticos se han enfrentado en varios debates televisivos, en inglés y francés, donde han hablado de la crisis de refugiados en Siria, de la participación militar de Canadá en la guerra contra el Estado Islámico, el cambio climático, los aborígenes canadienses y el uso de velo por mujeres musulmanas en ceremonias oficiales, entre otros temas.

Los partidos de oposición han criticado duramente la negativa del gobierno de Harper a abrir las puertas a Canadá a más refugiados sirios.

El líder del NDP, Thomas Mulcair, afirmó que de llegar al poder dejaría entrar a diez mil refugiados de la región, mientras que Trudeau aumentó la cifra a 25 mil, “de forma inmediata”.

El actual primer ministro, de 56 años, critica la inexperiencia del líder liberal, de 43 años, a lo que éste ha respondido: “Mis oponentes pueden decir lo que quieran de mí, pero yo estoy aquí para trabajar por el verdadero cambio”.

Tom Mulcair, de 60 años, iba tan sólo hace un mes al frente de las encuestas, con 33 por ciento de las preferencias frente a 31 por ciento de los conservadores y 26 por ciento de los liberales; pero en las últimas semanas Trudeau ha sabido capitalizar la herencia política de su padre y se ha colocado en primer lugar de las intenciones de voto

LEAVE A REPLY