El huracán Irma, el más poderoso del que se tenga registro en el Atlántico

El ciclón se abalanzaba el martes en la noche hacia el noreste del Caribe en su recorrido que amenaza con batir Puerto Rico, República Dominicana, Haití, Cuba y otras islas del archipiélago antes de un posible giro hacia Florida.

En el informe más reciente del Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) del martes a las 11pm se mantiene un aviso de huracán para Puerto Rico y las Islas Vírgenes.

El huracán Irma se mantiene en categoría 5 y está ubicado en la latitud 17.4N, longitud 61.1 Oeste. Con vientos máximos sostenidos de hasta 185 mph o 297,7 Km/h.

Irma se convirtió el martes en una peligrosa tormenta de categoría 5, con vientos de hasta 295 kilómetros por hora (183 millas por hora), de acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

De continuar su ruta, el huracán podría llegar al estrecho de Florida, donde el agua es lo suficientemente caliente como para intensificar la fuerza del huracán, con vientos de hasta unos 350 kph (217 mph), advirtió Kerry Emanuel, profesor de meteorología del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

“La gente que vive ahí (en los Cayos de la Florida) o tienen propiedades ahí están muy asustados y deberían estarlo”, consideró el especialista.

Las autoridades de las islas del noreste del Caribe cancelaron vuelos el martes, cerraron escuelas y pidieron a la gente que se mantenga a cubierto mientras el huracán se acerca a la región.

“La magnitud de este sistema, la peligrosidad de este sistema nunca se ha visto en Puerto Rico”, dijo el gobernador de la isla Ricardo Rosselló.

Recordó que la ley prevé mecanismos para que las autoridades evacuen a la población, incluidos a los que se resistan.

“Nuestro enfoque es salvar vidas”, destacó el funcionario.

Puerto Rico, las Islas Vírgenes de Estados Unidos y Florida declararon el estado de emergencia. En tanto, los residentes de las zonas del Caribe en la ruta del huracán protegieron sus casas con tablones y realizaron compras de último momento, formando largas filas en el exterior de supermercados y gasolineras.

La tormenta podría arrojar hasta 250 milímetros (10 pulgadas) de lluvia, causar deslaves y peligrosas inundaciones repentinas y generar olas de hasta siete metros (23 pies).

En República Dominicana, donde se espera que el huracán afecte gran parte del país el jueves, fueron suspendidos varios vuelos desde Santo Domingo y fueron cancelados o pospuestos los espectáculos previstos para el fin de semana.

El gobierno dominicano emitió una alerta de huracán para el este y norte del país, desde el complejo turístico de Punta Cana, en el extremo oriental, hasta la frontera con Haití, en el noroeste.

Se emitieron también alertas de huracán para la costa norte de Haití, Bahamas y Turcas y Caicos.

El Centro Nacional de Huracanes informó que otra tormenta, con el nombre José, se formó en el Atlántico y podría acercarse el fin de semana a las Antillas.

LEAVE A REPLY