Florida podría sufrir los mayores daños de su historia por culpa de Irma

Estados Unidos ha construido durante décadas un clima económico perfecto para potenciar los daños de los desastres naturales. Y todavía no ha hecho nada por cambiarlo.

Pongamos como ejemplo Florida, ahora en el centro de todas las miradas según el Irma se acerca a sus costas. Esta zona del país es, como sabrán todos los que han visto películas o series norteamericanas, la más vulnerable a sufrir apariciones de ciclones, de la misma manera que en Los Ángeles o San Francisco el riesgo de sufrir terremotos es un favor a tener en cuenta.

Sin embargo, el paisaje costero del estado lo protagonizan ahora mismo palmeras, rascacielos y obras de futuras viviendas: en los últimos 25 años, uno de cada diez hogares de nueva construcción en todo Estados Unidos se ha edificado en esta zona. Es el mayor incremento del número de viviendas que ha ganado ningún estado del país con la salvedad de Texas.

Los residentes han disfrutado de un período de paz climática desde el destructivo paso de Andrew en 1992, pero esta fase podría terminar este mismo sábado. Si el Irma azota sus costas el marcador de días sin accidentes volverá a ponerse a cero. Los expertos ya han calculado que el desastre podría tener un coste inmediato de hasta 300.000 millones de dólares, sin contar con las consecuencias de los impuestos y el turismo de una zona especialmente rendida al sector servicios que quedaría inhabilitada durante semanas o incluso meses.

Serían las mayores pérdidas sufridas a causa de un desastre natural en su historia, y le siguen las recientes pérdidas derivadas del paso de Harvey por el país, estimadas por las aseguradoras en 180.000 millones.

LEAVE A REPLY